Dedicado a Kenia

Esta entrada se la dedico a un país que me abrió la cabeza desde el primer día. Tuve un blog en el que contaba todas mis experiencias estando allá pero, lamentablemente, la plataforma en la que lo tenía alojado cerró de un día para otro dejando a cientos de bloggeros como yo sin poder acceder a sus cuentas.

El año 2011 y luego de haber estado en África recorriendo y de haberme enamorado a primera vista de muchos de sus países (porque reducir a África en un todo es bien complejo, cada país tiene su identidad), decidí irme nuevamente esta vez a vivir por un año como voluntaria a Kenia. Postulé a una organización chilena que envía voluntarios a distintos países de África del Este subsahariana y quedé así que en menos de 1 mes estaba lista para partir.

Me fui con otra chilena, la Andi que es doctora y que se iba a hacer cargo de un consultorio en una zona rural que se llama Rota y que queda cerca de donde vivimos. A ella lógicamente le preocupaba con quién se iría a vivir porque sabía desde hacía varios meses que se iría (supo en febrero, yo supe en julio), a mi no tanto pero luego le tomé el peso y es que íbamos a vivir juntas un año entero, ¡compartiendo hasta los llantos! Un 11 de agosto de 2011 nos subimos al avión de South African Airways rumbo a Sudáfrica y, luego de dos semanas compartiendo en Malamulele con otros dos voluntarios en esa zona, la Nata y el Nacho, partimos a Nairobi. Desde la capital tomamos un bus que, al cabo de 8 horas sufriendo con los saltos que nos dejaron los riñones en la nariz, nos dejó en Kisumu, nuestro hogar por un año.

andi-y-fran-en-paseo-riat
Con la Andi de paseo por Riat (octubre de 2011)

Kisumu es una de las tres ciudades más grandes en Kenia (Nairobi y Mombasa son las otras dos); nosotras nos fuimos a vivir a Riat, una zona rural a unos 10 minutos en matatu (transporte local) de la ciudad, vivimos con una pareja de kenianos, Lili y Keneth quienes estaban esperando a su primer hijo para cuando llegamos. A las tres semanas de estar viviendo allá llegó la Saskia, una gringa con la que nos convertimos en hermanas en menos de una semana y a quien volví a ver luego de tres largos años, este 2017 cuando viajamos a Estados Unidos.

 

En realidad contar absolutamente todo me tomaría muchas entradas. ¿Qué hicimos durante todo ese año? Fuimos amigas y voluntarias a tiempo completo, la Andi y la Saskia se ocuparon del consultorio rural donde desarrollaron un proyecto de nutrición para los niños de la aldea, además de trabajar como médicos en el Hospital del Distrito de Kisumu, y yo desarrollé un proyecto de empoderamiento con jóvenes de la calle en una zona que se llama Nyalenda, con quienes construimos un gallinero.

Conocimos a gente increíble y es una experiencia que sin lugar a dudas me cambió la vida. Y me hizo entender que la carrera que estudias no te determina en absoluto sino que las acciones y decisiones que vas tomando día a día.

Les dejo las entradas a mi antiguo blog por si le quieren dar un vistazo ACÁ. Lamentablemente la plataforma cambió todo, se comió las mayúsculas y eliminó el diseño que tenía originalmente pero al menos quedó el contenido.

*Las fotos de más arriba son de 2011 y 2012.

*Foto de portada: en mi despedida, julio de 2012, con los chicos del proyecto en la oficina donde construimos el gallinero. Ahí ocurrió todo, las ideas, las peleas, las alegrías, las bienvenidas y despedidas (y también las clases de computación ¡con esa laptop a la que se le iba la batería al cabo de una hora!)

2 thoughts on “Dedicado a Kenia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s