Gran Cañón en invierno, Estados Unidos

Viaje en auto desde Las Vegas hasta el Gran Cañón

Primero volé desde Santiago a Chicago donde me reuní con Saskia, a quien conocí cuando me fui a vivir a Kenia por un año, y a quien no veía desde hacía 3 años.

Pasamos año nuevo en la “Windy City” (no muy memorable), y luego nos fuimos a Saint Louis, ciudad en la que mi amiga gringa vivió sus primeros años en una de esas fraternidades bien gringas que a los gringos les gusta poner en las películas. Una travesía de 4 horas desde Chicago para llegar primero a su casa/departamento. Desde ahí, nos pasamos a Sullivan, localidad donde creció y donde sus papás, Ron y Rita, todavía viven en una granja rodeados de animales y naturaleza. Luego de tres días de ser mimados por Ron y Rita con sus comidas orgánicas y vegetarianas, nos volvimos a aventurar, esta vez en el Gran Cañón.

En auto desde Las Vegas a el Gran Cañón y otras paradas

  1. Tomamos un avión desde St. Louis a Las Vegas donde paseamos una noche. Las Vegas no me encantó, y es que en realidad para los que viajan como yo, no es un destino muy atractivo, lleno de luces, un poco de mentira.
  2. Al día siguiente partimos al Gran Cañón. El paisaje es árido, eterno, e imponente. Entre medio puedes parar en Hoover Dam, una represa icónica de la zona.
  3. Llegamos al Gran Cañón luego de 6 horas de viaje, donde estuvimos solo un día ya que, al ser invierno, no podíamos hacer el trekking porque el valle está nevado y es peligroso. Valió la pena levantarse a las 6.30 de la mañana para ver el amanecer y esperar unos 30 minutos para que el sol tiñera de cientos de colores las rocallosas.
  4. Luego de manejar por el parque nacional durante toda una mañana, haciendo paradas en distintos puntos para ver el Gran Cañón y lo colorado que es el río Colorado (este parque se queda dentro de mis Top 10 de lugares más bonitos en los que he estado en mi vida), manejamos a Flagstaff.
  5. Flagstaff es una pequeña localidad en Arizona y es conocido por ser un destino para ir en cualquier estación del año.

En resumidas, mi estadía en Estados Unidos fue corta pero aprovechada. Chicago es una ciudad que me encantaría visitar en el verano, mientras que nunca volvería a Las Vegas, y el Gran Cañón es un destino que tiene su encanto en invierno y verano, aunque recomiendo ir cuando las temperaturas sean más altas y así aprovechar de hacer trekking y mirar el cielo estrellado de Utah en una noche de verano.

Este post fue actualizado el 31 de agosto, 2020.

2 comentarios en “Viaje en auto desde Las Vegas hasta el Gran Cañón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s