Febrero y el paraíso de las bakeries

Ahora entiendo una frase que alguna vez escuché por ahí o tal vez leí, ya no me acuerdo: hay un aroma particular que atrae a las personas a las panaderías, se llama “olor a pan” y lo identificamos bastante bien cuando pasamos por una calle pasada a pan horneado, en Chile es la marraqueta o, como otros la conocen, el pan francés (y que muchos extranjeros que viven en Chile ya han probado ya sea con mantequilla o con palta). En Canadá son las bakeries. En pleno febrero cuando hace más frío, las calles gritan “¡harina!”, “¡azúcar!” y “¡Quiero comer!” everywhere porque las pastelerías que se suceden una al lado de la otra, despliegan sus mejores colores al interior para hacer contrastar las vitrinas con la nieve que afuera tiñe las calles de blanco (y, bueno… lodo también, no todo es unicornios rosados acá aunque pareciera que convivimos con ellos).

Pan con semillas, sin semillas, integrales, blancos, largos, anchos, gordos, flacos, redondos, cuadrados, celestes, plateados, rechonchos, de masa madre o sin levadura; pasteles con chocolate blanco, chocolate negro, sin azúcar, rollos de canela, encremados y un sinfín de ingredientes a los que me gusta llamar “taparterias” y que hacen bien para el alma pero definitivamente no para el cuerpo, aunque en el grupo de gorditos al que fui cuando decidí bajar de peso hace unos años atrás cuando volví de Kenia -y que definitivamente funcionó porque perdí cerca de 15 kilos-me dirían que hay otras actividades que son buenas para el alma.

En fin, sin darle más vueltas a eso del alma y mumbo-jambo, les dejo tres nombres de lugares que me gustaron para comprar toda clase de “taparterias”:

  • Nova Era: panadería portuguesa donde atienden portugueses for real que, de vez en cuando, hablan en su idioma y es de lo más entretenido verlos discutiendo. El pan que ahí venden es una maravilla.
  • Sunnyside Grill: desayuno TODO el sacrosanto día. ¿Quieres un omelette a las 12 del día? ¿Su brunch? ¿No quieres hacerte tu propio desayuno? Whatever, anda a Sunnyside (hay otros locales pero no los conozco todavía).
  • Y el favorito (redoble de tambores): Mabel’s Bakery & Specialty Foods en Roncesvalles Avenue casi llegando a Grenadier Road. Además de vender unos pasteles inimaginablemente buenos de chocolate y de arándanos con chocolate blanco, tienen pasteles especiales como el “dates square” (literalmente, “cuadrado de dátiles”) que no lleva azúcar para los que tratamos de no ingerir tanta “taparteria” (porque subimos de peso con facilidad y porque llevamos una vida cuidándonos).
img_5591
Una foto del sicopateo a Bulk Barn en la calle Bloor.

Luego de esta pequeña oda a las calles de Toronto y sus hermosos aromas a pan recién horneado que te invitan a desembolsar dinero de los bolsillos e intercambiarlos por calorías vacías, quiero dejar un breve homenaje a Bulk Barn donde puedes comprar absolutamente todo lo que se te ocurra pero a granel. Entonces si no quieres tanto de “whatever you want to buy”, te llevas lo justo para ti. ¡Esa tienda pensó en los que no queremos una caja completa de Reeses o en una bolsa de kilo de semillas!

Y siendo la hora de almuerzo me despido para cocinar un delicioso (y no “irish style“) pescado, mientras escucho “I wanna dance with somebody” de la maravillosa Whitney Houston (y, porfa, miren ese cabello fabuloso).

 

*La foto de portada es de hace una semana atrás, veníamos por Dundas con College luego de caminar cerca de 18 kilómetros, y con nuestros pasteles de “Mabel’s”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s