“Te cambio” en vez de “te compro”

Si hay algo que es caro en Canadá es la ropa. Cuando miré el precio de una falda en una tienda de un diseñador independiente (porque me encantó cómo se veía desde la vitrina), pensé que era una broma que costara $135 CAD y me imaginé en lo exclusivo que debía ser dicho diseñador. Sin embargo, al entrar en varias otras tiendas de ropa nueva me di cuenta de que 150 dólares canadienses para un chaleco o que 100 dólares para una polera no son precios tan extraños. Eso es lo que pagas por lo que no tiene uso.

Quizás se deba a que la ropa se ha convertido en un nuevo tipo de basura mundial (si no me cree vea “The True Cost”, un excelente documental que puedes bajar gratis desde su página web haciendo clic acá) y al menos en Canadá son conscientes del daño que los seres humanos le estamos haciendo al planeta.

Entonces nos encontramos con tiendas como Kind Exchange donde puedes intercambiar lo que no quieres de tu clóset por ropa usada que otros no quieren en su propio clóset. También la puedes vender si necesitas la plata, lo importante es que la opción existe y al menos yo ya intercambié dos pantalones y 1 polera que no usaba por un chaleco y un polerón que necesitaba para pasar el invierno (con -16 grados). Otro lugar al que fuimos para buscar zapatos de seguridad para el Jose (por su trabajo) fue Value Village donde la gente dona sus cosas y otros las compran; la plata que se recauda se utiliza para apoyar a comunidades y generar empleos. Además está el Ejército de Salvación (Salvation Army) donde muchos donan sus electrodomésticos y artículos de hogar para que otros los adquieran for free. Así como esas tres opciones hay cientos en todo el país; sólo en la calle Bloor, entre Dufferin y Lansdwone (en Toronto) encontramos cerca de 5 tiendas de ropa y artículos usados cuyo único propósito es reutilizar para dejar de llenar de basura al planeta.

Lo bonito es que está arraigado en la cultura ciudadana canadiense y eso lo hace un país aún más atractivo, al menos para mi, para vivir: su cultura es simple y armónica con la Tierra. El canadiense promedio adquiere cosas usadas, es normal porque ellos mismos donan sus cosas que están en buen estado para que alguien más les de uso.

Los dejo escuchando “We are the world” de varios artistas ochenteros que me encantan para todos esos “ochentiñoños” out there.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s