Tomar taxi en Bangkok: Danger!

“You must listen to me or I won’t pay!”. Estas fueron las palabras exactas con las que di rienda suelta a mis impulsos feministas luego de colapsar al interior de un taxi en medio de una carretera en Bangkok.

El taxista, un señor de unos 40 años (aunque tal vez era mayor, como que los thai no envejecen), se rehusaba a escucharme y me gritaba “no, no, no!” cual niño de 8 años preso de una rabieta, mirando al exterior y haciendo mímicas para que no le mostrara la pantalla de mi celular donde le había traducido del español al thai “Cuánto falta para llegar a destino”. Pude haber revisado en Google Maps para corroborar dicha información pero este señor nos había cobrado 50 Thai Bahts más por irnos por la carretera ya que, se supone, era más rápido. No fue así y me sentí estafada. Me sentí estafada desde el primer momento en que intentó negociar el precio y le dije que no, indicando el taxímetro (y estuve bien ahí porque el taxista nos quería cobrar 200 Thai Bahts por un pique de 100, el taxímetro no mentía). Entonces me bajó la chilena que llevo adentro (el Jose me dice que me bajó Anger -el personaje rojo- de “Inside Out”), exigiendo una respuesta y quedó la embarrada (o como decimos en Chile “la mansaca”). No voy a entrar en detalles, solo decirles que el berrinche terminó con su buen portazo una vez que llegamos a destino.

Algunos pensarán “Fran, por qué no te controlaste, para qué te enojas por tonteras”. Y yo les respondo que estar en un país mayoritariamente machista heteronormado donde tener opinión y voz es exclusivo del hombre, tiende a poner en un estado de agresividad a cualquier mujer como yo que no se contenta con que un hombre la ignore como si fuera “la nada” de La Historia Sin Fin. Así que no, no me quedé piola porque alguien tenía que pararle los carros a este hombre acostumbrado a que las mujeres estemos calladitas en el asiento de atrás.

Ese día decidí no volver a tomar un taxi en Bangkok (normalmente manejados por hombres). No solo porque es mucho más conveniente irse en BTS o Metro en términos de tiempo ya que te ahorras el tráfico que es mortal en hora punta, y dinero porque es barato, sino que además porque intentar negociar con los taxistas sobre todo siendo mujer se puede transformar en un GRAN dolor de cabeza. Y porque no estoy dispuesta a que me traten como bolsa de supermercado, plástica y utilitariamente. Por ejemplo, salimos una noche de fiesta y tuvimos la pésima idea de tomar taxi a la vuelta: el taxista armó una pataleta porque íbamos a dos lugares distintos que quedaban a un BTS de distancia, algo así como 5 cuadras yendo derecho por la avenida principal.

En otras ocasiones deciden no llevarte porque vas muy lejos y a ellos no les conviene a menos que llegues a un precio que, por lo general, es el doble más caro de lo que cuesta si pusieran el taxímetro.

Así que, si vas a tomar taxi en Bangkok, hazlo bajo tu propio riesgo. Ahora bien, si tomar taxi es inevitable (been there!), acá te dejo algunos consejos que de algo me han servido:

  1. Solo súbete una vez que el taxista pare: No se te ocurra negociar el precio antes de subir porque siempre van a querer cobrarte más. Si intentan negociarlo cuando estés arriba, les indicas el taxímetro y les dices “taximeter”. Si sigue, lo haces parar y te bajas. Next!
  2. No los saludes en inglés: cuando estamos en otro país lo mínimo que podemos hacer como viajeros es aprender algunas palabras claves tales como “Hola”, “adiós”, “gracias” y “por favor”. En thai, la palabra que se usa para decir “hola” y “adiós” es la misma, “sawadikaa” si eres mujer y “sawadikraa” si eres hombre. Así que salude cordialmente al taxista.
  3. No les des coordenadas demasiado complejas: Si sabes hacia dónde vas lo mejor que puedes hacer es dirigirlos o enviarlos a un lugar conocido (por ejemplo, cerca de un BTS o un Mall). Si necesitas ir derecho, dices “tong tong”, si necesitas que doble a la izquierda le dices “Sai” y si es a la derecha, “kwa”.
  4. Da las gracias cuando llegues a destino: “kapunkaa” si eres mujer y “kapunkraa” si eres hombre. La “kaa” y “kraa” final es larga, algo así como “kaaaa” y “kraaa” respectivamente.

Me despido escuchando la ochentera “Dangerous” de Roxette.

 

 

Un comentario en “Tomar taxi en Bangkok: Danger!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s