Tailandia hace bien

Tal vez mi opinión esté demasiado sesgada (al fin y al cabo las opiniones son sesgadas) por dos motivos: primero, porque cuando llegué a Tailandia pude ver a dos de mis hermanos, a Tomás no lo veía hace como 1 año y medio y a Manuel hacía casi un año. Segundo, porque venía de la caótica India y estaba muy enferma del estómago (eso es totalmente objetivo, ya les conté un poco acerca de mi experiencia). Entonces llegar a Tailandia fue para mi como respirar de nuevo.

Ahora bien, creo que Tailandia le hace bien a las personas en general por varios motivos y que son un poco más objetivos que los primeros mencionados:

  1. Su gente es amable: A diferencia de otros países donde los vendedores te saltan de la nada para venderte toda clase de productos y souvenirs, en Tailandia esto no pasa. Andar turisteando por Tailandia es bonito en ese sentido porque el nivel de acoso es casi nulo ¡y eso se agradece tanto! La atención es siempre de primer nivel (hay excepciones por supuesto) y a una se le pega esa manía que tienen de reverenciar cuando saludas o pides permiso o disculpas. La cortesía se puede incluso apreciar en el transporte público donde la gente tiende a respetar el espacio personal del otro. Eso también se agradece mucho viniendo de un país donde hay acoso sexual en el metro a vista y presencia de todos.
  2. Sus playas son espectaculares: Aunque vayas a la playa más “fea”, va a ser bonita. Yo estuve en Koh Samet que no es considerada una de las mejores y me encantó (aunque me quedo con Koh Chang).
  3. Los precios no son excesivos considerando todo lo que puedes hacer: Creo que una de las maravillas de Tailandia es realizar muchas actividades por tan poco: comer en la calle, arrendar una moto para pasear por una isla o los masajes.
  4. Es fácil moverse dentro del país: Al haber tanto turista, es muy fácil moverse ya que hay un montón de opciones para hacerlo además de ser barato en comparación a otros países (aunque probablemente no sea el más barato del Sudeste, no he estado en otros todavía como para dar una opinión al respecto). Por ejemplo, si andas en una isla puedes arrendar una moto por el día e irte de paseo.
  5. Su multiculturalidad al ser un país tan visitado por extranjeros: En nuestro último fin de semana en Bangkok salimos con mis hermanos y respectivas parejas a festejar en algunos de los bares de la capital y terminamos en un boliche con una banda de música cubana tocando en vivo y personas de todas las nacionalidades disfrutando del baile, tailandeses, gringos, europeos y quién sabe de dónde más. El punto es que estuvimos bailando al ritmo de la música en español que probablemente solo nosotros entendíamos, en un ambiente totalmente multicultural.
  6. Los mercados de todo: los nocturnos, los flotantes y más.
  7. Los templos: Si necesitas relajarte un poco, meditar o admirar templos milenarios, el país para hacerlo es Tailandia. Ni siquiera en India pude tener una experiencia tan enriquecedora en un templo (y eso que en India está lleno de ellos)

En resumen, Tailandia hace bien. Imposible aburrirse, imposible estresarse, imposible pasarla mal a menos que realmente odies el calor en cuyo caso te recomiendo ir entre diciembre y febrero cuando las temperaturas tienden a disminuir.

Escuchando a Madonna, “Crazy for you”, me despido hasta el próximo post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s