Leer es otra forma de viajar

Me han preguntado en varias ocasiones qué tipo de libros me gusta leer y en realidad la respuesta es un poco más compleja porque no tengo un solo tipo de libros que me gustan: disfruto de varios géneros y todo va a depender del momento de mi vida en el que esté.

En estos momentos me estoy leyendo uno que se llama “El sutil arte de que te importe un caraj*” (se tradujo al español hace poco tiempo, antes solo estaba disponible en inglés) y lo he disfrutado mucho principalmente porque he tenido un 2018 un poco difícil (en varios términos). Básicamente lo que propone Mark Manson es dirigir las energías a lo que realmente importa en vez de concentrarnos en superficialidades, no es un libro de autoayuda sino que más bien el cómo mirar lo “negativo” que ocurre en nuestras vidas desde un ángulo positivo porque nos invita a la acción y, por ende, al cambio. También me ha hecho reír.

Paralelamente estoy leyendo “El Señor de los Anillos”, la razón por la que lo empecé es un poco trivial: estoy viviendo en el país donde Peter Jackson grabó la película y me pareció pertinente darle una oportunidad a Tolkien. Antes, el libro me parecía eterno y pensé que me iba a aburrir pero no ha sido así, además hay varios acontecimientos que no aparecen en la película y que son igualmente importantes (aunque es imposible no imaginarme a Elijah Woods como Frodo o a Viggo Mortensen siendo Aragorn).

Otros títulos que leí recientemente y que recomiendo son:

  • “A House in the Sky” de Amanda Lindhout: son las memorias de la misma autora en la que relata su experiencia al estar cautiva durante tres años bajo el grupo fundamentalista somalí, Hizbul Islam. Es cruda pero llena de esperanza a pesar de todo por lo que pasó.
  • “La Ciudad de la Alegría” de Dominique Lapierre.

He leído otros tantos pero han pasado sin pena ni gloria, algunos incluso no los he terminado porque cuando la historia no me engancha, prefiero no perder mi tiempo intentando darle una oportunidad cuando más del 80% de lo que he leído me ha decepcionado (y por eso no los indico en este post). Por ejemplo, me pasó con “La Masai Blanca”: lo empecé a leer porque la historia parecía interesante y ocurría en Kenia (eso era lo más interesante porque viví allá), sin embargo, no logré empatizar con la superficial protagonista.

Escuchando “Alive and Kicking”, los dejo hasta un nuevo post.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s