Mi segunda experiencia en Meetup

Estoy casi segura de que siempre hay que darle segundas oportunidades a lo que sea que se presente en la vida y que, en un primer momento, no fue tan bueno. Eso me pasó con mi primer Meetup: no me encantó porque no logró cumplir con las expectativas que tenía acerca de las personas que ahí estarían presentes. Está de más decir que no volví a ir a ese grupo en particular y que lo abandoné en la app.

Ayer estuve en otro Meetup y este nuevo grupo sí se ajustaba un poco más a lo que estaba buscando: conocer personas de Nueva Zelanda y de otros países y conversar de temas misceláneos tomando una taza de café. Terminé conociendo chicas de Korea del Sur y de China, un chico de Persia, otro de Sri Lanka, otro de España, por su puesto un par de kiwis y un chico de Samoa. Y lo más simpático es que, a pesar de nuestras diferecias, nos dimos cuenta de lo mucho que tenemos en común a pesar de venir de países y culturas diametralmente opuestas.

La conversación se inició cuando cada uno dijo 5 palabras que lo representaban y cuando llegaron más personas a la conversación nos dividimos en dos grupos; me quedé con el menos cuadrado y liderando junto al chico de Persia. En principio teníamos una pauta de conversación a seguir pero el organizador del meetup se quedó en el otro grupo así que, en un acuerdo tácito, dirigimos el diálogo sin pautas ni guiones: nos convertimos en simples inmigrantes reunidos en un pequeño café, hablando sobre cada uno de nuestros países de origen y qué se nos venía a la mente cuando pensábamos en los países de los otros.

Shaila, de China, dijo que cuando pensaba en Chile se imagiba a ovejas y vacas. “Ustedes no tienen animales grandes”, explicó luego de decir que cuando pensaba en Sri Lanka la primera palabra que se le venía a la mente era “elefante”. Ali, de Persia, me dijo que la palabra que se le venía a la mente cuando le nombraban mi país era “fútbol”, y es que muchas personas de otros países que he conocido viajando piensan en mi país como un gran amante de dicho deporte (no es tan desacertado en todo caso). Y Jamie, de Korea del Sur, dijo que cuando a ella le nombraban Chile inmediatamente se le venía el mapa de nuestro país a la cabeza: un largo y angosto pedazo de tierra.

Ayer aprendí que los asiáticos acá tienen nombres occidentales asignados porque los suyos son difíciles de pronunciar. Aprendí también que el idioma persa es mucho más suave que el árabe y aprendí que los koreanos saben mucho más de nosotros que nosotros de ellos.

De momento estoy en lista de espera para otro meetup (parece que es un poco exclusivo porque será en la casa de la anfitriona) y en unas dos semanas más tendré otro también de conversación (en inglés).

Escuchando “Everywhere” de Fleetwood Mac, los dejo hasta el próximo post.

 

*La foto principal la tomé de Pxhere.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s