Qué hacer en la pequeña y agraciada Wellington

De vibra artística y fácil de recorrer a pie, Wellington se ganó un lugar en mi corazón a pesar de haberme alojado en uno de los peores -y menos ventilados- hostales de la zona.

Mi hermana y su novio andaban de visita por esta islita en medio del Pacífico, y decidimos volar a Wellington. Varios amigos que viven acá hace tiempo me habían comentado que la ciudad era bonita y que “por qué sigues viviendo en Auckland” cuando la capital es tanto mejor. Solo quiero aclarar que Auckland hoy en día es mi hogar aunque, como buena gitana, no descarto moverme de ciudad si es necesario.

Considerando que la información de cada sitio es bien googleable, mejor les dejo información que probablemente ningún guía turístico va a mencionar (y yo no soy guía turístico) y que está buena si eres mochilera como yo:

Museo Te Papa
Grande. Tan grande que vas a necesitar un día completo si usted es una mochilera nerd. Si no es tu caso, mejor te pasas directo a las instalaciones importantes sobre historia Maorí y Aotearoa. Personalmente me gustó mucho pero, siendo hiperactiva, no logré quedarme más de tres horas, y me faltaron al menos tres pisos más por conocer. Tuve que volver al día siguiente.
Nota aparte: es gratis.

Wellington Cable Car
Es un poco caro – como todo en Nueva Zelanda en realidad – pero lo que puedes hacer es subir hasta la última parada que es el parque botánico (“Wellington Botanic Garden”) y bajar desde ahí a pie. Considera el viento cuando te tomes fotografías porque es muy ventoso. Si vas en la tarde pasado el mediodía, tienes mejor luz. Les dejo el link de la página web oficial ACÁ, está en varios idiomas aparte de inglés.

Wellington Museum
Es más pequeño que el Te Papa pero tiene unas puestas artísticas muy cool. Una que me llamó la atención fue una puesta teatral que se llama A Millenium Ago, y que usa ilusión óptica tipo 3D, para contar leyendas de la creación maorí. Les dejo más información ACÁ.

Cuba Street
Mejor o mejor lugar para ir a comer y experimentar la noche. Hay un Night Market pero es chiquitito y la verdad es que no encontré mucho, aparte de un par de puestos de comida abiertos, me lo imaginaba más grande de lo que en realidad es. El resto de la calle es bien pintoresca y da para sacar harta foto, ideal si usted anda de modelo posera (como yo). De todos los lugares donde comimos, me quedo con Ekim Burgers, no es caro y de ambiente relajado, me quedo con la hamburguesa vegetariana y el milkshake de chocolate que apenas logré terminar.

Mount Victoria
Como todo Nueva Zelanda, no podía faltar el cerro para tener una mejor vista de la ciudad. En el caso de Wellington, el premio mayor se lo lleva el Mount Victoria. Si andas de mochilera, tal vez ya tienes el look deportivo, pero si estás planeando venir sin ropa deportiva, te equivocas. A Mount Victoria recomiendo ir en ropa deportiva -en realidad para todo Nueva Zelanda es tal vez la mejor opción – aunque no le guste tomarse fotos en ropa de deporte. De repente elige un look “athleisure” para la respectiva selfie. Es una subida corta de máximo 30 minutos aunque, si no le haces a la gimnasia o andas tomándote fotos hasta con el palo que crees tiene 500 años, la subida probablemente te va a tomar una hora en vez de 30 minutos. Les dejo link del sitio oficial ACÁ.

Una última nota: elige el hostal con pinzas y pregunta si tiene ventanas al exterior. Donde yo me quedé, estaba en una especie de cubículo en medio de un edificio de oficinas, no tenía luz natura y la ventilación es un chiste. ¡Siempre pregunta por ventanas al exterior!

Eso es todo amigos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s